ALCANZAR LA FELICIDAD

Alcanzando la felicidad

Como primera medida, antes de hablar de los hábitos para alcanzar la felicidad, debemos tener en cuenta que la felicidad no es externa a nosotros y que por lo tanto depende de nuestras emociones y el sentir más profundo que tengamos en nuestro ser poder alcanzarla.  

Optar por conseguir la felicidad es sin lugar a dudas una de las búsquedas constantes en la que se encuentra el ser humano en su día a día y prácticamente en todo lo largo de su existencia misma; ya que esta es subjetiva y no todas llegamos a la felicidad por el mismo camino.

Ser feliz es una condición que nace desde el corazón y realizar la tarea de hacer todo aquello que nos guste y nos apasiona hacer,  contribuirá a que poco a poco seamos cada vez mujeres más felices y autosuficientes.

Quien se dedica a ser feliz busca rodearse de cosas, personas, o lugares que le brinden paz interior  y una estabilidad emocional que permita encontrar un equilibrio en su ser.

Por lo general las mujeres somos  seres intuitivos y buscamos encontrar la felicidad en las cosas más simples pero cargadas de significado y de un gran valor para nuestras  vidas.

A continuación te daremos a conocer tres hábitos que seguramente te ayudarán a que esa búsqueda de la felicidad en la que te encuentras permanentemente sea un poco más fácil para ti.

Como te lo dije anteriormente, la felicidad es subjetiva y no tiene un camino o una fórmula mágica para llegar a ella, pero dentro de todas las maneras que se puede materializar o ir encontrándola se encuentran las siguientes posibilidades:

Alcanzando la felicidad

Meditar

Es uno de los hábitos más comunes y usuales para alcanzar la felicidad. Refugiarnos dentro de la espiritualidad de nuestro ser y encontrar en nuestro interior todo aquello que nos hace sentir libres, tranquilas y llenas de esperanza nos hará mujeres más felices.

Dedicar unos minutos al día a meditar será una terapia que nos hará entrar en una conexión con nuestro ser y encontrar esa paz interior  que nos genera bienestar emocional para buscar la felicidad.

Puedes meditar en la mañana para recargarte de energía e iniciar tu jornada diaria con el pie derecho o también puedes hacerlo en la tarde para destencionarte y equilibrar cargas pesadas que hayas tenido durante tu rutina.

A lo mejor en un principio puede que acostumbrarte a tener la mente despejada o totalmente en blanco sea algo difícil, pero verás que poco a poco y poniéndolo en práctica se convertirá en una terapia saludable para ti al mantener tu mente sana.

Reír

Las personas que ríen demasiado suelen ser más felices. Rodearte de personas que te generen alegría hará que rías a carcajadas y alto volumen, y nada mejor para encontrar con quien  reírte como tu mejor amiga o esa pareja que tanto quieres.

Las mujeres con buen sentido del humor, que son animadas, buenas conversadoras y chistosas hacen su vida más agradable y brindan alegría y felicidad a los demás.

Si eres una persona chistosa y que te gusta reírte demasiado es porque aparte de sentirte feliz también tienes un espíritu alegre y por ende  haces felices a otros y eso contribuye a que estés aportas de la felicidad.

Tener siempre una linda sonrisa de oreja a oreja y que tus labios denoten al reírte la empatía de que los demás disfrutan de tu compañía te ayudará a ser una mujer cargada de felicidad.

Cuerpo sano

Sentirte activa y con ganas de hacer deporte también contribuye a que seas una mujer feliz.

Liberar endorfinas te producirá alegría, para mantenerte sana interiormente, también debes de cuidar de tu parte física.

A toda las mujeres nos gusta vernos bellas y hermosas pero no quiere decir que para conseguirlo debas matarte en un gimnasio, o hacer dietas extremas;   hay a muchas que les gusta y es maravilloso; pero afortunadamente existen otras rutinas que hacen que estés en movimiento, lo importante no es quedarte quieta o sedentaria y alimentarte sanamente.

Bailar, caminar, nadar, montar en bicicleta, salir de paseo con tu mascota son algunas actividades extras que permitirán mantener tu cuerpo sano y por lo tanto verte bella y eso también te producirá felicidad.

felicidad

Ser feliz no es un truco, solo es cuestión de actitud, por eso  vive el presente, disfruta pero sobre todo aprende de todo lo que más puedas en la vida, sácale el mayor provecho y tómalo a tu favor para cada día lograr ser una mujer más feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *