Hola!! soy Andrea, una chica común y corriente que tiene como objetivo principal en la vida ser feliz. 

Todo comienza hace varios años atrás cuando mi único sueño era poder viajar a otro país y continuar mis estudios superiores luego de terminar mi carrera universitaria.

Fue hace 2 años que me decidí, agarré mis maletas y aunque con muchos miedos viajé hasta Francia.  

Es aquí donde toda mi vida cambio

Este viaje me hizo cambiar la visión del mundo, me enseñó lo que en una universidad no me hubieran podido enseñar…

… DE LA VIDA…  LA FELICIDAD Y CONOCERME A MÍ MISMA.

Más bien fue la misma vida la que me enseñó a mí”

Lejos de toda mi familia y haciendo  mi sueño realidad, la vida me hizo descubrir y aprender todo lo que hasta ahora me hace una mujer feliz. 

Aunque a pesar de tantos altibajos emocionales, tristezas, alegrías, impotencias, desconsuelo y lo difícil que se me hizo acomodarme a la cultura, siempre quise seguir luchando y seguir adelante. 

Este viaje no fue un poco lo que yo esperaba pues mi idea era crecer profesionalmente, pero ¡oh sorpresa!, crecí fue personalmente”

Esos enfrentamientos conmigo misma,  esas luchas internas con lo que fui, con lo que era y con lo que quería ser, trabajar en trabajos no soñados y quererme superar como persona, fueron mi tormento por mucho tiempo. Pero fue ahí donde la vida me enseñó, fue ahí donde me tuve que sacudir, levantar, luchar y decidir ser siempre feliz.

Ahora, soy una chica soñadora, que siempre lleva su vida de una forma alegre, a pesar que no todo ha sido color de rosa  en mi vida, he podido superar obstáculos y episodios dolorosos y he sabido salir adelante. 

La forma en la que he llevado mi vida me ha premiado y me ha llevado lejos, porque algo de lo que si he aprendido es a agradecer. Sean la condiciones que sean hay que dar las gracias, ya que por mal que se pueda estar siempre se está bien.

Cada experiencia en la vida nos enseña y nos aporta algo

No siempre lo he tenido todo (no hablo de cosas materiales), pero nunca me ha hecho falta nada. Siempre ando por ahí disfrutando y viéndole el lado bueno a la vida. Disfruto de días buenos y de días malos también, pues algo me enseñarán, y sé que al otro día tengo la maravillosa oportunidad de levantarme reponer energía y agradecer por otro día nuevo. 

He basado mi vida en la felicidad…

La felicidad para mi es mi punto central, mi enfoque, lo que busco en la vida, mi meta, mi objetivo y  mi propósito.

Ser feliz, es una decisión que se debe tomar día a día, requiere de voluntad y práctica pero que sin duda se puede alcanzar.

No es lo mismo estar contento a ser feliz, la felicidad viene de tu paz interior, de esa sensación de serenidad, de la certeza de estar en el camino correcto, de saber que lo que estás haciendo está bien hecho, de la motivación con la que haces las cosas, de amar lo que haces, de vivir tu presente, de agradecerle a la vida, a Dios y al universo todo lo que tienes y lo que no tienes. 

Por momentos de sufrimiento que tengamos no podemos desfallecer, el dolor y el sufrimiento hacen parte de la vida, es imposible vivir una vida sin ellos, pero está en cada uno de nosotros como afrontarlo, si decidimos caer o levantarnos  ¡CON TODA! a seguir luchando porque de eso se trata la vida de estar de pie siempre para querer vivirla…. Es tan bonito vivir, no? 🙂

Soy una chica feliz 🙂

Soy una chica feliz porque agradezco cada cosa, cada momento, cada circunstancia por difícil que sea. 

Porque le veo el lado bueno a todo, por malo que sea. 

Porque no guardo malos recuerdos, solo me quedo con lo bueno.

Porque perdono, no soy rencorosa pues pienso que en el fondo no hay personas malas, sino infelices. 

Disfruto y vivo el presente, trabajo por mi futuro y lucho por mis sueños. 

Medito,  le dedico tiempo a mi mente y a mi cuerpo.

Porque leo, me informo y estudio, estoy en constante crecimiento. 

Soy feliz porque me siento bien conmigo misma, me quiero. 

Confío en mí, al haber afrontado tanto miedos durante el viaje  me di cuenta de lo que soy capaz de hacer – que a pesar de que soy una persona muy miedosa puedo enfrentar mis miedos y vencerlos… y aunque algunos siguen ahí, los sé llevar. 

Aprendí también a ponerle amor a todo lo que hago. Así que pongo todo lo que soy a lo mínimo que hago.

Y sobre todo soy feliz porque sé que es mi obligación serlo. 

Nuestra única obligación en esta vida, es ser feliz.”

Por eso basada en mi experiencia de vida y según como me ha funcionado a mí, te quiero compartir lo que poco a poco he aprendido y he comprobado sobre la felicidad.

Puedo decir por experiencia propia que ser feliz es una decisión, es un estilo de vida que sin duda alguna se puede alcanzar y hoy quiero enseñarte a hacer lo mismo.

Por eso, si has llegado hasta aquí quiero invitarte a unirte a mi comunidad donde día a día te ayudo a encontrarle significado a la vida, valorar las pequeñas cosas y a agradecer.

Únete para que formemos una linda comunidad y entre todos nos ayudemos, motivamos y juntos alcancemos la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *